El despegue

Veinte minutos más. Si pudiera escaparía.
Buscaría descalzo el camino hasta ella para empezar a perderlo todo:
el viaje, las promesas, la expectativa de una vida lejos de esta ciudad que es suya y del bullicio sucio que tanto los espanta.

El avión que no se mueve y la presión que lo mata.
El deseo moliéndolo  adentro, donde no hay nada.

Si pudiera escaparía. Correría el pasadizo y lo olvidaría todo:
lo que pasó y no fue, lo que pudo ser y no será nunca,
los domingos soleados con su voz y la suavidad de su piel cuando se dejaba tocar.

Pasa el tiempo y sabe que si pudiera, abrazaría su amor y su ansiedad, pediría perdón a los demás y les contaría…
esas palabras duras que decían, la manera animal en que se olían y el eterno deseo de no tener que perderse nunca.

Tres minutos mas.
Escribe sus notas al viento temiendo a la muerte, retando al silencio y deseando correr hasta ella como quien busca el sol para no tener frío.

Ignoraría el reclamo del éxito y abortaría sus sueños.
Piensa lento.
El motor se enciende.
Ya no hay tiempo.
Lo perdería todo.
Huele a desastre sin ella.

Si pudiera escaparía, pero no le pertenece.
Desde el aire la desea.
En el cielo le teme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s