Fuerza

A veces no tengo fuerza.
El recuerdo de tu voz sorprendida y esa duda que rechina entre tus dientes cuando preguntas “¡¿Qué quieres?!”
como si no lo tuviera todo en tus ojos: el frío del invierno amenazante y la luz de la tarde que es nostalgia en la tierra.

A veces no tengo fuerza y me cuesta contarlo.
Y en la noche que vibra y en el día que calma, invoco al mar que te extraño.
Canto a la dama siniestra canciones de desengaño, cuento la historia oscura, lloro a la muerte y lluevo a la vida.

¡Tu vida!

A veces no tengo fuerza y prefiero negarlo.
Absorbida por el poder de la niña dura, que espantada por el viento, se mira en un espejo roto.
Me posee el viejo ímpetu de la desesperación y con la crueldad bañada en rojo,
me entrego a un espacio infinito de mágica irrealidad.

Anuncios

Un pensamiento en “Fuerza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s